Artículos

Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Artículos10/11/2008SITUACIÓN DE VENEZUELAEstamos viviendo una situación muy difícil, incluso podemos decir, que muy delicada. La dificultad de la situación resulta del cruce de un problema político con otro económico. 1.- PROBLEMA ECONÓMICO

1.1 déficit de capitalistas en un sistema capitalista


            El mayor problema del país a largo plazo, ya que condiciona la posibilidad de resolver cualquier otro, es la falta de una clase capitalista, es decir que se arriesgue en empresas económicas y sea capaz de gerenciarlas de manera competitiva obteniendo ganancias por su productividad. Según un acucioso estudio del economista Asdrúbal Baptista, en el país sólo hubo productividad positiva del año
1960 a 1973. Las ganancias de los demás años fueron obtenidas exclusivamente por ventajas obtenidas del gobierno por la vía del clientelismo o a través de su política de incentivos directos o indirectos para sustituir las importaciones, o bien por los márgenes excesivos de ganancias en un mercado no competitivo. Desde los años ochenta y hasta el día de hoy, al no solucionarse el problema de la productividad y al disminuir o cesar los incentivos del gobierno y abrirse el país a la competencia internacional y al comenzar a sentirse la presión fiscal, un número muy alto de propietarios de empresas y sobre todo de grandes empresas, comenzando por los bancos, las vendieron y se fueron al exterior a vivir de rentas o a invertir allá, en muchos casos sin gerenciar. Un estudio que ganó el año 2004 el premio de investigación que otorga el Banco Central calculó en más de cien mil millones de dólares el monto de lo que ciudadanos venezolanos tienen en el exterior.

            Se pretende justificar esta fuga de capitales (que a pesar del control de cambios continúa hoy en términos similares; el año pasado se calcula que salieron diez mil millones de dólares) diciendo que el capital no tiene patria porque busca únicamente la mayor rentabilidad o la seguridad de su inversión. Pero en primer lugar no es fácil mostrar que de este modo la obtengan, y además se pueden poner los casos comparativos de Colombia o Chile donde el capital criollo se la juega por su país, además de buscar en él la mayor ganancia posible o por mejor decir el mejor posicionamiento en el mercado, repotenciando sus empresas y haciéndolas así capaces de exportar. También se puede citar a las escasas empresas criollas que así lo vienen haciendo, sin que su decisión se pueda calificar de lógica patriotera, ya que obtienen jugosos beneficios. Más aún puede decirse con seguridad que las corporaciones trasnacionales que han sustituido a las empresas criollas no vinieron a Venezuela para prestar una ayuda humanitaria, sino porque les favorecía en términos comparativos.

(Más >>...) 
Eventos
    A Fondo |   RSS Gumilla