Revista SIC

Etiquetas:Revista Sic

 Número Actual
___________________________





 La Revista SIC, publicación del Centro Gumilla de la Compañía de Jesús tiene 81 años de continua dedicación al análisis económico, social, político y cultural de la vida venezolana. Sus más de 810 números puntualmente editados han llegado a nuestros lectores y amigos sirviendo de estímulo para la reflexión sobre el acontecer nacional desde la perspectiva de los más excluidos. Se publican 10 números cada año.




Vea las últimas revistas SIC

Busque en la Biblioteca Digital los archivos históricos de la Revista Sic






SIC Nº 810, Parir al país con dignidad, Diciembre 2018

 

 

La madre tierra clama

¿Estamos tan mal como país, está todo tan destruido, el Gobierno está tan atornillado en el poder y es tan impostergable salir de esto, que tenemos que salir a como dé lugar?

Plantear cómo salir de esto, porque no se puede salir de cualquier modo, y adónde salir, porque no da lo mismo cualquier reemplazo ¿son en verdad exquisiteces que hay que postergar para concentrarse en lo verdaderamente decisivo, que es salir de este régimen?

Creemos que muchos conciudadanos están tan afectados por la devastación que este régimen ha causado en cada uno de los ámbitos del país, desde la vida de las personas –porque es verdad que la vida no vale nada–, hasta la economía –porque está destruida–, lo mismo que la convivencia, o la educación, o la salud, o el transporte, que solo anhelan que se acabe esta pesadilla.

Nosotros estamos igualmente afectados hasta lo más profundo de nosotros mismos, porque nunca nos habíamos imaginado que podíamos caer tan bajo como país. Pero no estamos de acuerdo en que debemos jugarnos todo a una sola carta. Porque nos puede suceder que después de que salgamos, sigamos lamentándonos de que, aunque salimos de la pesadilla, no hemos mejorado sustancialmente y los que han venido están tan atornillados como los de antes, aunque sea con otros métodos, menos directos, pero, en el fondo, tal vez tan crueles o más.  

Verdad, belleza y bien

Nuestro editorial de la revista SIC titulado Ruta para la movilización social convoca a la búsqueda y construcción de la verdad ante la mentira; la belleza, ante la fealdad expresada en el deterioro y destrucción de lo público; y el bien, frente a la lógica mafiosa que atenta contra la dignidad humana y el bien común.

Además, hace un llamado a la acción desde la fe:

No podemos ser alternativos y propositivos si nuestros modos de proceder no lo son, es necesario actuar lo que creemos. La construcción de alternativas implica ya, como teoría y práctica, el ejercicio democrático personal, comunitario y social. Por eso insistimos en la necesidad personal y comunitaria de la metacognición de nuestros procesos de aprendizajes societales para no dejarnos configurar por los modos del poder arbitrario, y subrayar estas tres notas como hoja de ruta: la verdad, belleza y bien.

   En la sección País Político contamos con un artículo de Minerva Vitti titulado: Los mitos del extractivismo se exhiben en el Metro de Caracas.
 

Encendamos la esperanza

San Ignacio de Loyola insistía en que “el decir ayuda al sentir”. No se trata, aquí, de caer en un subjetivismo superficial que busca evadir el drama de la realidad y resguardarse de su efecto devastador en nuestra psique e interioridad; tampoco dejarse configurar por falsas espiritualidades que llevan a quienes las secundan a desligarse de su entorno buscando salidas individuales como si nuestra existencia fuese una rueda suelta, sin alteridad; mucho menos, se pretende promover un  optimismo extremo y simplista, muy de boga, de que lo que se decreta con la mente y se pronuncia con carácter  ha de cumplirse por encima de cualquier límite y sentido de realidad. Se trata, sí, de tomar conciencia de que la palabra tiene fuerza interior para crear y destruir; para dar vida y matar; para despertar y adormecer; para revelar y ocultar; para liberar y esclavizar; para movilizar y desmovilizar; para unir y desarticular; para cohesionar socialmente y fragmentar el tejido social.

Esta ambigüedad intrínseca del “decir humano” nos debe llevar a la construcción de un mensaje responsable y corresponsable. Nuestra palabra, hoy, debe ser discernida de modo que su fuerza interior sea reveladora, creíble, evidencie la mentira del poder e ilumine la conciencia personal y colectiva, cohesionando y movilizando al cuerpo social hacia un propósito compartido: la construcción mancomunada de nuestro país.

La solidaridad nos humaniza

Nuestro editorial de la revista SIC titulado Nicaragua y Venezuela describe al gobierno de Nicaragua desde 1979 con la caída de Somoza, que “no significó ir al otro extremo: no se pasó de una dictadura estéril a un totalitarismo arrogante”. El texto reza:

Los sandinistas se mostraron como quienes habían aprendido la lección y, por eso, no venían a exigir cuentas ni a instaurar el predominio de los antiguos perseguidos, bajo la capa de una doctrina progresista. Entraron perdonando, para permitir que todo empezara de nuevo. El gesto más emblemático fue el del comandante Borges, en la misa de acción de gracias, abrazando al que lo había torturado.

…Desgraciadamente, una vez más, EE.UU. –gobierno de Ronald Reagan– intervino descaradamente para proteger, no, obviamente, la democracia, sino sus intereses económicos, ligados a un capitalismo dependiente; pero, en el fondo se arrogaba el derecho de dictar la política en una tierra que, desde el siglo XIX, consideraba su colonia.

Eventos
    A Fondo |   RSS Gumilla