Revista COMUNICACION

Segundo Trimestre


Presentacion
Tramas urbanas
Tramas urbanas
Recursos





La llamada comunicación de masas no se agota en los medios. Es que la sociedad no puede ser pensada fuera de la comunicación, y en los tiempos que corren esa afirmación es cada vez más una certeza. La ciudad del presente, ciudad núcleo de la modernidad, no se entiende al margen de la comunicación. El investigador Antonio Mela hace unos años decía que hay dos características que definen a la ciudad-hoy, por un lado la densidad de las interacciones y la otra es la aceleración del intercambio de mensajes. Es decir, la ciudad vista como proceso de comunicación, por lo tanto observable desde la óptica de los lenguajes en el sentido de la cantidad de códigos comunicativos que de allí emergen. De ahí, que para moverse por la ciudad hay que aprender las competencias necesarias, así como hay que entender y aprehender las gramáticas que se hacen presentes para poder usar la ciudad.


 

            Teniendo ese contexto marco es que el equipo de la revista se dio a la tarea de tratar de entender a la ciudad como el conjunto de tramas que se entrecruzan no sólo geográficamente, sino culturalmente y comunicativamente. Así, los variados trabajos que integran el presente número de Comunicación se mueven en varias direcciones para al final reconocer que en Caracas conviven, por lo tanto coexisten, varias ciudades al mismo tiempo. Muchos de esos trabajos se formulan varias interrogantes, algunas de manera muy explícita y de forma directa, y otras entre líneas. Por ejemplo ¿Cuál es la cultura urbana en la ciudad de Caracas? ¿Qué es lo específico culturalmente hablando de la ciudad de Caracas que la diferencia de otras ciudades? ¿Cuál es el núcleo de relaciones comunicativas que se dan en Caracas como metrópoli? ¿Cuáles son los límites culturales y comunicativos entre las varias ciudades que conviven en Caracas?


 

            En Caracas se mueven y tratan de existir, al menos lo intentan, desde siempre una multiplicidad de actores sociales que tienen sus historias y que transitando por la ciudad se convierten en “multitud insurgente” que no es de ahora, es también de ayer. En ese sentido, Héctor Bujanda (“La multitud insurgente de ayer y hoy”) recorre los lugares por donde transita esa multitud que sabe más que los propios políticos, que las mismas autoridades de la ciudad e inclusive más que los planificadores urbanos. Pero ese recorrido escrito a la manera de una crónica se completa, de forma más detallada y entrando en todos los rincones de la ciudad de Caracas, a través del ensayo-estudio de Samuel Hurtado. Leyendo el texto del especialista (“El animal urbano. Ensayo sobre la ciudad de Caracas en tiempos de extravío”) se tiene la sensación de que Caracas se perdió en su propio desorden, en su caótica presencia y existencia y se puede llegar a la conclusión junto con el autor, de que Caracas es una ciudad implanificable.


 

            Así, vamos llegando a la ciudad de Caracas vista ahora como espacio donde ocurren cosas, donde la inseguridad y la violencia cobran vidas y se hace cotidianidad. Una Caracas que padecemos y a la que le tenemos miedo a ciertas horas y por ciertos lugares. “La urbe de los sucesos” es el estupendo texto del periodista de sucesos David González. Leyendo ese artículo uno tiene la impresión de haber llegado a otro mundo, a una “mancha urbana” que va tomando a la ciudad muy poco a poco.


 

            Pero la ciudad, quizás debido al proceso de industrialización, ha ido perdiendo su visión de conjunto y lo que tenemos son visiones parciales: ¿varias ciudades al mismo tiempo?). Desde allí el tejido comunicativo de la urbe se ha alterado, se ha reconfigurado comunicativamente tanto a su interior como en relación con el entorno. Néstor García Canclini decía al respecto que “se ha perdido la experiencia del conjunto” y de lo que se trata, siguiendo al articulista Atilio Romero (“La reconfiguración comunicativa de la ciudad en el entorno”), es de recomponer comunicativamente-culturalmente al conjunto que debe ser toda la ciudad. Ese fraccionamiento de la ciudad, esas visiones parceladas de la urbe, también se muestran en la publicidad que decora a la propia ciudad –¡esto si que es producto de la industrialización y masificación de la ciudad!– y que toma a lo urbano “por asalto” tal como lo afirma Agrivalca Canelón. La autora del ensayo “Publicidad de asalto en la madeja urbana” nos da cuenta de ese cambio de paisaje que ha sufrido no sólo Caracas sino toda ciudad moderna.


 

            La “ciudad arte” es la ciudad que sirve de inspiración al arte joven venezolano. Los signos y códigos de la ciudad son empleados para lograr un montaje creativo que tiene artísticamente otra significación. Una significación más ligada a lo urbano que transparenta la ciudad. Carlos Delgado Flores se encarga en su texto “Genealogía de la mirada en el arte joven venezolano” de referenciarnos esos nuevos imaginarios artísticos.


 

            El crecimiento de la ciudad de Caracas, como toda ciudad, tiene un pasado y es la historia que se encarga de darnos cuenta de ese crecimiento en habitantes y en espacios. La Caracas de ayer cambió para siempre y las visiones que de ella teníamos cambiaron también al ritmo de ese crecimiento. Los márgenes de la Caracas de antes se desdibujaron para llegar a la Caracas de ahora. El texto de Rafael Arraiz Lucca (“Caracas: sacudida y en paz”) es el dibujo histórico de esos cambios. Evocación, memoria, búsqueda de identidad son los rasgos de la historia de nuestra ciudad que recorre el autor referido.


 

            Antes, la ciudad y sus calles eran el espacio privilegiado para la confrontación político-ideológica. Luego vinieron los medios, convirtiéndose ellos en plaza pública para la política. Ahora, la Red que invade poco a poco los rincones más insospechados se ha ido convirtiendo en una jungla para las prácticas políticas. Al punto que hoy podemos hablar con toda precisión de “identidades políticas en la web” tal como lo hace la estudiosa de este tema Iria Puyosa (“Identidades políticas en la web. Miradas sobre las prácticas políticas en red”).


 

            Este nuevo número de Comunicación ofrece dos estudios. El primero del filósofo David De Los Reyes a quien le pedimos estudiara la estética del actual ideario político que gobierna al país. Su ensayo lleva por título “Sobre estética chavista” en donde el autor repasa el concepto de estética política y lo inserta, cual categoría de análisis, en el proceso político de estos diez años. Signos, símbolos, colores, objetos, afiches, vallas, graffitis… son los ingredientes de esta estética que se ha convertido en omnipresente, que no omnipotente, en la vida de la ciudad y de sus gentes. El otro estudio, preparado por dos investigadores regionales de la ULA-Táchira (Carlos Arcila y Jorge Moret) y por el integrante de la revista Andrés Cañizález, quiere dar cuenta de si los medios son o no el espejo de las preocupaciones ciudadanas.


 

            Walter Benjamín, filósofo de la actualidad, decía que “Mientras la idea del continum arrasaba con todo, el discontinum es fundamento de una auténtica tradición”. Así fue la ciudad que vivió y recorrió Benjamín. Esa advertencia benjaminiana sirve de excusa para presentar el Hablemos que lleva por título “De viaje a la ciudad privada” con el periodista y cronista de lo urbano José Carvajal. Así, como Benjamín desconfiaba de las propias certezas, José Carvajal desconfía de esas nociones prefabricadas de la ciudad y asegura que a Caracas hay que vivirla, transitarla, hay que disfrutarla tal cual en el sentido no de un continum sino de todo lo contrario, es decir la ciudad como discontinum en mezclas y aristas a veces totalmente disparatadas.


 

Todo ello es lo que nos ofrece Comunicación en esta su nueva entrega sobre la ciudad del presente: la ciudad que vivimos y padecemos y la ciudad que nos atrapa en sus tramas urbanas.






Comentarios
Comentarios 0
no se permiten etiquetas HTML
Eventos
    A Fondo |   RSS Gumilla