Convivencia en centros educativos

Convivencia en centros educativos
 
entre culturasFe y Alegría



Construcción de convivencia democrática en centros educativos en Venezuela 


Proyecto social orientado a promover la paz y la convivencia en instituciones escolares, a  través de estrategias participativas dirigidas al fortalecimiento de capacidades, la organización y la cogestión de procesos, que contribuyan a la reducción de las violencias que impactan en las dinámicas educativas y comunitarias.



Instituciones que participan: 
Este proyecto se desarrolla en tres instituciones educativas de Fe y Alegría ubicadas en sectores populares de Caracas y el Estado Lara: la U.E.C Dr. Prisco Villasmil (Barrio Corazón de Jesús) y la E.T.I. San José Obrero (Sector La Cumbre), ambas en la Parroquia Antímano. Municipio Libertador. Distrito Capital. En el Estado Lara, la Unidad Educativa Colegio Marcelo Spínola, ubicada el barrio El Tostao Parroquia Juan de Villegas, Municipio Iribarren.
 

Presentación del proyecto

Atendiendo a la complejidad de la violencia como fenómeno multicausal y pluridimensional que en la actualidad impacta de manera dramática en la dinámica social, y particularmente en las instituciones educativas, el proyecto establece el diseño de los planes de abordaje desde los principios de la Investigación Acción Participativa, como proceso encaminado a lograr cambios significativos en las realidades, a partir de la construcción conjunta de alternativas con las personas desde sus necesidades y las características propias de los contextos populares.
 
En este sentido, se emprenden acciones que involucran activamente a las comunidades educativas, incorporando sus intereses, necesidades y aspiraciones, a fin de generar alternativas pedagógicas y de acompañamiento para la organización, movilización y formación socio - política desde el intercambio de saberes. Así los y las participantes tendrán la posibilidad de fortalecer sus competencias, empoderarse y promover en sus centros educativos, la construcción de una convivencia solidaria y democrática para la paz.

Principios que orientan el diseño y ejecución de los planes operativos
a) El Fortalecimiento de Capacidades implica asumir el diálogo de saberes, la reflexión crítica y la problematización de la realidad escolar y social, con miras a promover herramientas y competencias a nivel personal, organizacional y comunitario para la paz.


b) La Convivencia Democrática como eje central supone la construcción permanente de consensos y acuerdos, fundamentados en el reconocimiento del otro, el respeto por la dignidad humana, la solidaridad, tolerancia, diversidad y pluralidad de ideas para “hacer comunidad” en las escuelas.


c) La Participación en las actividades educativas se concibe como un derecho humano, cuyo ejercicio debe ser garantizado para asegurar la convivencia en condiciones de autonomía y libertad, lo cual requiere de .estrategias pedagógicas que apoyan y animan diversas formas de expresión, involucramiento y activismo de todas las personas como sujetos corresponsables de la vida escolar.


d) El Abordaje Positivo del Conflicto
requiere de estrategias de sensibilización y capacitación con todos los actores participantes, a fin de canalizar las diferencias de forma no violenta y asumir los conflictos como oportunidades para el desarrollo personal y colectivo.


 
e) El Fortalecimiento de la Identidad Social supone promover la conciencia crítica respecto al contexto popular, su historia y su proyección a futuro, para incidir en la revalorización del entorno desde el sentido de pertenencia y el fortalecimiento de las redes de solidaridad que desde siempre han caracterizado a estos sectores.


f) El Fortalecimiento de la Gestión Pública Participativa
como escenario para el ejercicio de la corresponsabilidad ciudadana, conlleva a establecer niveles de interlocución con instituciones del Estado para fortalecer el desarrollo de políticas acordes con los retos que se presentan en el actual contexto país. Las iniciativas para la prevención de la violencia que se desarrollan en este proyecto deberán promoverse con instancias públicas y privadas a fin de generar alternativas de solución concertadas.
 

El proyecto contempla las siguientes áreas de incidencia o componentes
El Trabajo con los y las Jóvenes implica acompañarlos (as) en el diseño y planificación de sus proyectos de vida, a través de metodologías que lo conciben como proceso integral, reflexivo y progresivo que genera condiciones para que identifiquen y representen las metas, aspiraciones, valores y motivaciones que los inspiran, en su dimensión personal y en el horizonte de un proyecto colectivo liberador. El trabajo con jóvenes para la construcción de proyectos de vida implica el abordaje de las siguientes dimensiones: psicoafectiva, relación con los otros, productiva / emprendimiento, participación ciudadana y desarrollo moral – espiritual.


El Abordaje con las Familias
es visto como como proceso integral dirigido a fortalecer a la familia como grupo social y contexto natural que procura a sus miembros la subsistencia, el apoyo, los cuidados, el afecto, la protección y la formación necesarias para vivir y desarrollarse en sociedad. La creación de un Servicio de Fortalecimiento Familiar constituye la estrategia para orientar las acciones en los niveles: preventivo y de intervención, lo cual supone procesos de evaluación, orientación, formación, acompañamiento y atención psicosocial de las familias.


 
La Convivencia Escolar como área central conlleva a fortalecer las capacidades de los centros educativos para que su organización y funcionamiento facilite y apoye una dinámica escolar en la que sea posible el aprendizaje y ejercicio de derechos y deberes ciudadanos, de allí que es necesario el acompañamiento, la formación y el apoyo para la construcción participativa de normas de convivencia para la resolución justa y pacífica de conflictos y la vivencia de una cultura cívica de derechos.
 

El fortalecimiento de la Relación Escuela / Comunidad
resulta fundamental para construir conjuntamente la convivencia democrática y confrontar el problema de la violencia desde una perspectiva integral y sostenible en el tiempo. La comunidad como territorio, hábitat, mundo de vida y cultura es, especialmente, sujeto protagónico de su realidad y agente de sus transformaciones, de allí que es necesario entonces que el sujeto-comunidad forme parte del proyecto, no solamente en términos de colaboración y apoyo sino de participación activa en el mismo a través de sus líderes e instancias de organización.

La relación con las organizaciones servirá también para contribuir con su fortalecimiento desde el Proyecto y desde la Escuela, todo lo cual configura la visión participativa y corresponsable que fundamenta el modelo de abordaje.



La educación es un proceso de cambio clave capaz de romper el ciclo de las violencias, no sólo contra niños y niñas, sino también entre adultos. Puede ayudarles a aprender respeto por sí mismos y por los demás, a expresar sus sentimientos  y a  negociar para conseguir lo que quieran sin recurrir a la violencia física o psicológica (ONU. Informe Mundial sobre la Violencia contra los NNA).

Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz
 (Constitución de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO, 1945)





 
Eventos
    A Fondo |   RSS Gumilla