Revista Comunicación

 Número Actual
___________________________





La Revista Comunicación es una publicación trimestral. El primer número de cada año anexa un dossier con el listado de artículos del año precedente y los índices por autores y temas.

Hoy, ya madura, se ha convertido, sin menospreciar otros esfuerzos, en la más antigua y perseverante revista venezolana especializada en comunicación de masas con proyección internacional y en la referencia imprescindible para abordar los procesos de comunicación del país en todos estos años.

En sus páginas, la publicación ha recogido las mejores firmas tanto nacionales como latinoamericanas, especializadas en campos como la sociología, el derecho, las letras, la lingüística-semiología, el periodismo, la cultura... Y ha consolidado un espacio para la confrontación y la reflexión sobre uno de los temas que mayor determinación tiene en las sociedades actuales. 
 



 


Comunicación Nº 185, Estado del arte, 1° trimestre 2019


Los Milenial: Aquí y ahora

El fragor político y el desplome económico han catalizado la mayor parte de las preocupaciones del mundo económico y social. Esa dinámica se ha impuesto en las líneas de investigación, conminadas a dar respuestas inmediatas a demandas sociopolíticas del momento. Sin embargo, el mundo sigue girando, no precisamente sobre el eje de la República Bolivariana de Venezuela, y cada vez asistimos a profundos cambios tecnológicos, cuyos movimientos no estamos detectando, sino a nivel superficial bajo el esnobismo de los trend topics.

Los adolescentes y jóvenes no han interesado últimamente, sino bajo su potencial político electoral, para el reclutamiento ideológico partidista de estos últimos tiempos, mientras continúa el deslave creciente del interés juvenil por las instituciones y la apatía por la política.


¡Emergencia, ciudadanos!

Este nuevo número de la revista se plantea el tema de la ciudadanía y los ciudadanos, siempre en perspectiva comunicacional que es el sentido que orienta a Comunicación desde sus inicios por allá en 1975. El profesor Antonio Pasquali lo diría de esta manera: “…disponemos de un sólido asidero gnoseológico para asumir que todo lo humano puede e incluso debería ser pensado, inter alia, en clave comunicacional”.

Estamos bien claros que el ciudadano se hace en el Ágora como referían los griegos. Es decir, el foro para dirimir e intercambiar ideas. Pero la única manera de confrontar las ideas y de ponerlas a circular es a través del diálogo y este tiene que ver con la comunicación. Porque la comunicación es un proceso de convivencia social, de relacionamiento social, de socialización… en fin, es un proceso desde el cual el ser humano se hace humano. De ahí que comunicación y comunidad son términos que significan lo mismo, al igual que comunión. Porque la única manera de vivir en comunidad es comunicando nuestras ideas, nuestras vivencias… es decir, ponerlas en comunión con los otros.

Una de las promesas de la llamada modernidad nacional es ser republicanos. Y la república no es más que una forma de gobierno. O como dice Luis Castro Leiva, es también y sobre todo una “forma de vida”.

 

Pantallas en expansión 

 El imaginario Aleph era una esfera tornasolada, cuyo diámetro no superaba los tres centímetros, pero que permitía ver todas las cosas. “En ese instante gigantesco, he visto millones de actos deleitables o atroces; ninguno me asombró como el hecho de que todos ocuparan el mismo punto, sin superposición ni transparencia”. No es difícil hacer una analogía entre el objeto mágico pensado por el escritor argentino Jorge Luis Borges (1945) y los teléfonos “inteligentes” que desde cualquier lugar del mundo nos permiten ver, sincrónicamente, lo que ocurre en otra localización del planeta en la que haya un transmisor. El universo de una persona cabe en la palma de su mano, y accede a él a través de una pantalla.

  La centralidad de las pantallas es innegable en la sociedad globalizada. Es difícil disociar nuestro quehacer cotidiano del acceso a información a través de tecnologías como la televisión, la computadora o el celular. Desde lo banal hasta lo sublime, en nuestros equipos audiovisuales experimentamos la política, el trabajo, la ciencia, el entretenimiento y la diversión, y hasta nuestras relaciones personales. Ahora, con Internet y la cultura de la participación que se manifiesta en el contenido user-generated, no nos limitamos a ver lo que está en la pantalla, entramos en ella y nos representamos con la intención de que otros nos vean y nos escuchen.
 

Homozapping

 El potencial técnico acumulado gracias a las capacidades de procesamiento y transmisión según los principios de Moore, que han arribado a los cincuenta años, ha posibilitado la carrera hacia servicios de redes de teledifusión cada vez más diversificadas y de mejor calidad.

 Esta diversificación abarca las nuevas plataformas multimedia o polimedia y su calidad va acompañada no solamente de la velocidad de transmisión y mejor definición, sino de mayores posibilidades de interacción. Hoy las nuevas generaciones no conciben medios sin hipertextualidad, multimedialidad e interactividad.Por otra parte, estos dispositivos socio-técnicos o tecnologías sociales pueden desplegarse en diversas esferas de la vida social –webconomics, e-democracia, networking, cibercultura…–, a distinta escala (personal, comunitaria, masiva), con las distintas funcionalidades en la vida pública y/o privada, que siguen ampliándose de acuerdo a la creatividad humana y la competencia vertiginosa de las innovaciones digitales. La comprensión de este universo es una asignatura pendiente para los exploradores de las cambiantes funciones de los medios y de los distintos usos que les otorgan los consumidores, hoy también llamados prosumidores. Así, pues, la refuncionalización de los medios centra el interés principal de este número de la revista.

Política pública y ciudadanía

 Celebramos en el mes de noviembre de 2015 el cuadragésimo aniversario de nuestra revista Comunicación de la Fundación Centro Gumilla. Número de antología. Artículos de calidad académica y pertinencia social, fusionados con la Galería de Papel a cargo de Víctor Hugo Irazábal, Premio Nacional de Artes Plásticas. Satisfacción nuestra de haber alcanzado cuarenta años de perseverancia. Son 172 números y 1.490 artículos, estudios empíricos, reflexiones críticas en torno a la comunicación y la cultura, nada más y nada menos.

  Desde el número uno de Comunicación, década de los setenta, hemos insistido en esta loable misión pedagógica: “Conscientes de no estar en posesión de la fórmula para dotar a nuestros países de un sistema perfecto de comunicaciones, nada nos impide y mucho nos obliga a que lo sigamos buscando. Esa búsqueda tenaz es la gran tarea a la que se orienta, desde su mismo nacimiento, este modesto boletín”.

   Un ciber-pregonero haría pública esta primicia en la Matrix de los hermanos Wachowski: “La revista Comunicación piensa insistir pese a las adversidades económicas. Altos costos impiden su salida en impreso”. “Gobierno autocrático venezolano niega la inteligencia y la sociedad del conocimiento”.

Haga click acá para ver nuestros últimos números

Eventos
    A Fondo |   RSS Gumilla